sábado, 22 de agosto de 2009

?A quien ha sido confiado el deposito de la fe?

El deposito de la fe ha sido confiado por los Apostoles a toda la Iglesia. Todo el Pueblo de Dios, con el sentido sobrenatural de la fe, sostenido por el Espiritu Santo y guiado por el Magisterio de la Iglesia, acoge la Revelacion divina, la comprende cada vez mejor, y la aplica a la vida.

?Que relacion existe entre Tradicion y Sagrada Escritura?

La Tradicion y la Sagrada Escritura estan intimamente unidas y compenetradas entre si. En efecto, ambas hacen presente y fecundo en la Iglesia el Misterio de Cristo, y surgen de la misma fuente divina: constituyen un solo sagrado deposito de la fe, del cual la Iglesia saca su propia certeza sobre todas las cosas reveladas.

jueves, 20 de agosto de 2009







?De que modo se realiza la Tradicion Apostolica?

La Tradicion Apostolica se realiza de dos modos: con la transmision viva de la Palabra de Dios (tambien llamada simplemente Tradicion)y con la Sagrada Escritura, que es el mismo anuncio de la salvacion puesto por escrito.

?Que es la Tradicion Apostolica?

La Tradicion Apostolica es la transmision del mensaje de Cristo llevada a cabo, desde los comienzos del cristianismo, por la predicacion, el testimonio, las instituciones, el culto y los escritos inspirados! Los Apostoles transmitieron a sus sucesores, los Obispos y, a traves de estos, a todas las generaciones hasta el fin de los tiempos todo lo que habian recibido de Cristo y aprendido del Espiritu Santo.

?Por que y de que modo se trasmite la divina Revelacion?

Dios "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" ( 1Tim 2,4), es decir, de Jesucristo. Es preciso, pues, que Cristo sea anunciado a todos los hombres, segun su propio mandato: "Id y haced discipulos de todos los pueblos" (Mt 28,19). Esto se lleva a cabo mediante la Tradicion Apostolica.

miércoles, 19 de agosto de 2009

?Que valor tiene las revelaciones privadas?

Aunque no pertenecen al deposito de la fe, las revelaciones privadas pueden ayudar a vivir la misma fe, si mantienen su intima orientacion a Cristo. El Magisterio de la Iglesia, al que corresponde el discernimiento de tales revelaciones, no puede aceptar, por tanto, aquellas "revelaciones" que pretendan superar o corregir la Revelacion definitiva, que es Cristo.